<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=Zxu/q1MFx820uT" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
VW-Puebla-1964-1

La verdadera historia de la creación del Vocho

Por Alejandro Konstantonis en abril, 22 2019

En estos días Grupo VW celebra los setenta y cinco años de operar en México.

 

VW-Puebla-1964-1

 

Es innegable que esta gran empresa ha sido un motor de progreso para México, generando miles de empleos y muchos, muchos millones de derrama económica por la fabricación, exportación o venta de los productos que ha construido en nuestro país, desde hace más de medio siglo, cuando abrió la planta en la cercanías de Puebla, México.

Los primeros Vochos que llegaron a México fueron importados completamente ensamblados, luego llegaron en CKD, y cuando la planta abrió sus puertas en 1964 la fabricación integral del citado “escarabajo” se hizo en Puebla hasta el 2003

¡Pero!

¿De dónde sale nuestro querido Vocho?

En 1931 la empresa checoslovaca Tatra construyó un vehículo prototipo que denominó V570, que tenía un novedoso motor, refrigerado por aire, de dos cilindros montado en la parte trasera. En 1933, Tatra presentó un segundo prototipo del V570 con una carrocería aerodinámica y un motor V8. El motor V8 situado en la parte trasera del vehículo presentó todo un reto para el creador de los diseños, el ingeniero austriaco Hans Ledwinka, quien militaba en las filas del constructor Tatra.

 

Hans-Ledwinka

 

En el mismo año (1931) Tatra presenta el T77 V8 y con ello muchas de las soluciones de enfriamiento eficaces para un motor alojado en la parte trasera de un vehículo cuyo sistema de refrigeración fuera precisamente por flujos de aire, no líquidos refrigerantes.

En 1936 Hans Ledwinka devela para Tatra el T97 un vehículo de diseño aerodinámico, con un motor de cuatro cilindros encontrados (Boxer) de 1,749 cc, enfriado por aire situado detrás del eje trasero e impulsión (en las ruedas traseras).

Las similitudes entre el Tatra T97 y el KdF-Wagen (Kranf durch Freude) desarrollado por Ferdinand Porsche bajo las órdenes de Adolfo Hitler eran tantas que la empresa Checoslovaca Tatra entabló una demanda contra Porsche por plagio de diseño e ideas.

 

Hitler-VW-Beetle

 

Durante el proceso de demanda en 1938 el propio Ferdinand Porsche reconoció que muchas veces había visto “sobre el hombro de Ledwinka” y justo antes que se dictara una sentencia y el gobierno Checo estableciera el monto de la indemnización, Hitler –como cuenta la historia- le dijo a Porsche “Yo voy a solucionar a mi modo el problema entre Tatra y la recientemente creada Volkswagen (Auto del Pueblo)".

Ese mismo año Alemania invadió Checoslovaquia y el asunto legal evidentemente se detuvo por completo, 500 vehículos T97 fabricados por Tatra fueron confiscados y, con el paso del tiempo, olvidados.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, Tatra emprendió nuevamente el proceso judicial en contra de Ferdinand Porsche y la empresa Volkswagen y en 1961, mediante un acuerdo extrajudicial, Volkswagen, “creadora" del Kdf-wagen, mejor conocido como Beetle, pagó a la empresa Ringhofer-Tatra tres millones de marcos alemanes.

 

VW-Beetle-1938

 

¿Ustedes creen que si Porsche no hubiera sido culpable, VW habría pagado esa descomunal cifra en 1961?

Esa es la razón por la cual en VW se celebraron discretamente los 80 años del Kdf-wagen en el 2018, pues la historia involucra personajes históricos importantes de la talla de Adolfo Hitler, el desconocido Hans Ledwinka o el habilidoso Ferdinand Porsche, quien antes de probar su genialidad en el banco de dibujo demostró sus dotes de “observador” –sobre el hombro de Ledvinka.

¿Conocían la verdadera historia del origen de nuestro querido y venerado Vocho?

Suscríbete para recibir nuestro newsletter

¿Te gustó este artículo? Deja tus comentarios

Suscríbete a nuestro newsletter