<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=Zxu/q1MFx820uT" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
Autos-Chocolate

¿Por qué no compramos autos legalizados?

Por El Equipo de VendeTuAuto.com en octubre, 22 2018

Autos-Chocolate

Antes de responder esta pregunta, vale la pena definir qué es un auto legalizado y conocer un poco de su historia en nuestro país. Un auto legalizado, comúnmente conocido como “chocolate”, es aquel que se produjo en otros países pero no fue comercializado en México. Típicamente, alrededor del 95% de estos automóviles fueron producidos para el mercado estadounidense, aunque cerca del 5% vieron sus primeros días en Centro y Sudamérica. En muchas ocasiones, únicamente versiones o variantes de estos autos nunca fueron comercializadas en México por concesionarios, aunque el auto sí.

El fenómeno nació producto de la alta tasa de migración de México hacia Estados Unidos décadas atrás. Muchos migrantes que regresaron a nuestras tierras lo hicieron con autos que no se comercializaban aquí. Recordemos que hace décadas, la oferta de autos en nuestro país era mucho más limitada.

Chocolate-001

Al ser país vecino de uno de los países líderes en producción automotriz, México siempre ha tenido acceso a autos importados. Durante décadas, ésta práctica permaneció relativamente aislado y limitado a ciudades fronterizas, como Tijuana o Ciudad Juárez. Hacia la década de los noventa, y con el nuevo Tratado de Libre Comercio, el fácil acceso a este tipo de vehículos expandieron su influencia hacia ciudades más centrales de nuestro país, como San Luis Potosí, Guadalajara o Monterrey.

En 2005 el gobierno federal aprobó una ley que permitiría legalizar autos importados de esta manera. Esto ocasionó que la cantidad de autos “chocolate” aumentara dramáticamente, incluso superando las 6 millones de unidades circulando por nuestras calles.

Frontera

Al ser uno de los principales productores automotrices, es normal que la oferta de autos usados en Estados Unidos sea sumamente diversa y abundante. Por lo mismo, es fácil encontrar autos de edad y kilometraje decente a precios sumamente bajos. En Estados Unidos, por ejemplo, las leyes ambientales para autos de más de 10 años son sumamente estrictas, por lo que mucha gente busca deshacerse de sus autos cuando llegan a esa edad. En México, sobre todo años atrás, la ley era bastante más laxa en este sentido, por lo que comprar autos viejos en Estados Unidos para traerlos a México se convirtió en una práctica común.

¿Por qué la gente compra autos chocolate?

Como establecimos, encontrar autos en desuso en Estados Unidos es relativamente sencillo y sumamente barato. Lotes con miles de autos en ciudades de Texas o Nuevo México son escenas comunes. Es posible hacerse de un auto en condiciones decentes por unos cuantos cientos de dólares.

Used-Car-Lot

Algunos autos son comprados para revender en nuestro país, en ocasiones por hasta el doble de su precio de compra. Otros son utilizados como autos del diario por consumidores que prefieren gastar su dinero de esa manera en vez de pagar más por un auto nacional. Además, al tratarse de modelos que no se vendieron en México, a algunos les atrae la idea de circular con un auto raro o innovador. Aunado a todos estos factores, a partir de 2005 regularizar o legalizar un auto de este tipo se volvió un proceso relativamente simple y económico.

Naturalmente, los estados en donde más encontramos este tipo de vehículos son estados fronterizos. Los 5 estados con más ventas de autos “chocolate” son, en orden descendente, Baja California, Coahuila, Sinaloa, Sonora y Durango.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Hasta ahora, todo suena a miel sobre hojuelas. ¿Por qué no comprarías un auto desembolsando menos dinero? Bueno, va una lista de contras que vale considerar:

Grua

  • Muchos autos entran al país irregularmente. Esto significa que quizás no pasaron por revisiones rigurosas. El proceso de revisión aduanal, si es que se hizo, solamente busca irregularidades administrativas, como reportes de robo o el historial del auto. Si el auto entró al país sin revisión aduanal, puede tener reporte de robo en la Unión Americana.
  • Muchos de estos autos, tan pronto entran al país, se ponen en venta. Esto significa que el comprador no lo utilizó como medio de transporte diario, y esto hace que no se invierta en reparaciones. Como autos con este tipo de características se venden típicamente en lotes, algunos vendedores ocultan las fallas del auto al potencial comprador.
  • En el caso de comprar un auto con averías o partes faltantes, será muy complicado encontrar repuestos o refacciones. ¿Por qué? Recordemos, muchos modelos o versiones no se vendieron en México, y por lo tanto, no existen las piezas que sí existen por ley de autos comercializados en el país. No es imposible conseguir refacciones, pero tampoco es tan simple, sobre todo en ciudades más pequeñas o remotas. Tampoco será barato, porque la mayoría se cotizan en dólares, y ya sabemos lo que eso significa en nuestra actual economía.
  • En caso de que el auto haya sido robado, muchas veces se utilizan placas falsas para disfrazar su identidad. Algunos incluso pudieron ser usados por bandas criminales para cometer ilícitos. Al no contar con un historial fidedigno, es posible que el comprador nunca se entere de los riesgos que le traerá circular con ese auto.
  • Al ser autos predominantemente viejos, contaminan más. Es difícil que pasen controles vehiculares, lo cual no sólo es una inconveniencia, sino que también deriva en una mayor inversión económica.
  • Algunos de ellos no son elegibles por todas las aseguradoras, así que el comprador podría tener problemas consiguiendo seguro o tendrá que pagar una prima más elevada para recibir cobertura.
  • Al ser autos viejos, su vida útil tenderá a ser menor, además de que sufrirán averías con mayor frecuencia por el uso diario.
  • Además, comprar autos de este tipo perjudica la economía nacional. Afecta a productores, vendedores y otros miembros de la cadena que forman parte de la industria automotriz mexicana.

Ahora, ¿por qué no los compramos?

Los autos importados, legalizados o chocolate, como queramos decirles, presentan un problema común: la rastreabilidad administrativa. ¿Qué es esto? Que desafortunadamente, nos es muy complicado verificar el historial completo de estos vehículos, especialmente su vida antes de entrar a nuestro país.

Reporte-de-Robo

Esta es la principal razón por la cual no compramos autos legalizados. Sabemos que no es el caso para todos, pero nuestra filosofía es hacer una oferta para todos los autos que llegan a nuestros puntos de compra. Le llamamos Garantía de Oferta Segura: no importa el auto, te haremos una oferta con él. En el caso de los autos legalizados, en la mayoría de las ocasiones no podemos verificar al 100% su historial, y por lo tanto no podemos hacer una oferta, así que desde muy temprano en nuestra joven historia decidimos que no íbamos a comprar autos que presentaran estos problemas fundamentales.

Otra de las razones es que, como bien sabes, nosotros vendemos nuestros autos a través de una plataforma de subastas llamada Autobastas, a través de la cual profesionales de la compra-venta de autos pujan por los autos que compramos. Pocos de estos profesionales buscan hacerse de autos legalizados por las mismas razones que enlistamos anteriormente, entonces para nosotros se convierte en un proceso más difícil lograr sacar este tipo de autos.

Hay quienes ven valor en desembolsar una cantidad inicial menor para comprar un auto importado. Nosotros preferimos recomendarte que no lo hagas, pues podrías comprar problemas que no nos gustaría que tuvieras. Además, comprando autos nacionales ayudamos a impulsar la economía y la industria en nuestro país, lo cual nunca es algo malo.

Esperamos que esta breve explicación te haya ayudado a entender por qué rechazamos autos legalizados, pues sabemos que es una duda común entre nuestra comunidad. Si de plano piensas hacerte de uno, ten la precaución de revisar que todo esté en perfecto orden para evitar riesgos innecesarios.

Suscríbete para recibir nuestro newsletter

¿Te gustó este artículo? Deja tus comentarios

Suscríbete a nuestro newsletter